El correo electrónico nos vuelve tan tontos como ratas de laboratorio.

El pasado agosto, el norteamericano Nicholas Carr, ex editor ejecutivo de la Harvard Business Review y un famoso escritor especializado en tecnología, aseguraba en su libro «The Shallows», que internet, pese a sus múltiples ventajas, tiene un peligroso efecto sobre nuestros cerebros. A su juicio, la sociedad digital está alterando nuestra capacidad de reflexión y de aprendizaje, de forma que el cerebro no es capaz de profundizar ni de prestar la atención necesaria. En definitiva, nos vuelve más estúpidos.
Ahora, Carr llama la atención sobre otro aspecto de la Red: el correo electrónico. Y afirma algo impactante. Dice que el email, que ahora podemos comprobar no sólo en el ordenador, sin también en el móvil o en un tablet, nos está convirtiendo en seres tan básicos y simples como ratas de laboratorio. Según explica, entramos en nuestras bandejas de mensajes numerosas veces al día buscando nuestro aliciente social o intelectual de la misma forma que una cobaya aprieta repetidamente una palanquita en busca de un poco de comida como recompensa.
Nicholas Carr afirma en la revista «Esquire» que la tecnología nos ha convertido en unos adictos y nos ha provocado una regresión a un estado no más sofistificado que el de una rata de laboratorio. ¿Cuántas veces miramos al día nuestro correo electrónico? Un estudio dice que en las oficinas británicas los trabajadores lo hacen 30 veces a la hora. Por cada nuevo mensaje, nuestro cerebro libera una dosis de dopamina, una sustancia química que induce al placer y que se ha relacionado con los comportamientos adictivos.
La incertidumbre, un aliciente
«Nuestros gadgets nos han convertido en ratas de laboratorio de alta tecnología, presionando palancas sin pensar con tal de recibir una recompensa», apunta. El hecho de la incertidumbre, de no saber si un nuevo mensaje nos está esperando, hace el asunto aún más emocionante y adictivo.
Carr considera que la abundancia de información de la era digital «dificulta el pensamiento profundo, la comprensión y la formación de recuerdos». Además, hace el aprendizaje más difícil y consigue que nuestra memoria sea más pobre y dispersa.

Fuente: abc.es

Esta entrada fue publicada en Internet. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El correo electrónico nos vuelve tan tontos como ratas de laboratorio.

  1. ana dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo,yo he experimentado las mismas sensaciones que se describen y ciertamente lees y piensas que interesante,pero es tal el marasmo de información que no podemos recordar dos frases de aquello que nos pareció extraordinario y es verdad que engancha,y que es un enganche sin sentido ya que si no podemos retener información …¿que te queda? una añoranza de algo que pensaste que podias aprender,saber.Creo que estamos haciendo un mal uso de un medio fantastico, creo podriamos comparalo con el ejemplo de un niño que lo lleves a una gran tienda de juguetes,y abre cajas y cajas pero en su excitación no se centra en ninguno y no consigue jugar con nada. Hay que seleccionar y dirigir nuestro interes, las redes sociales si que nos pueden hacer más tontos.
    Es una reflexión,gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s